Secrecía tramposa

Cd. Victoria, Tam. El personaje es policial pero fascina a los periodistas. En algún momento de su carrera, todo reportero se sueña luciendo la cachucha de doble visera, lupa y pipa de SHERLOCK HOLMES.

Por igual, libreta en mano, el policía investigador se calza zapatos de redactor. Oficios paralelos, mentalidades análogas que campean, para bien y para mal, en vecindarios cercanos.

Con ciertas diferencias. Todavía no conocemos un reportero que torture a sus entrevistados o les insufle Tehuacán con chile piquín por la vía nasal.

Aunque en ambos casos (policías y gacetilleros) deben enfrentar la tentación de inventar (o tergiversar) declaraciones. Los primeros para aprontar el cierre de un expediente, los segundos para ganar las ocho columnas con menor esfuerzo.

Ambos oficios son adictos al secretismo, virtud y vicio que los atrae como abejas a la miel.

No siempre para develarlo, en ocasiones para esconderlo o ponerle precio (“un secreto bien guardado”, reza el lugar común) aunque la obligación sea el publicitarlo, exponerlo a la luz de la opinión pública.

De aquí las frases comunes que la vieja prensa sensacionalista empleaba para vender su nota principal.

Esas presuntas revelaciones de impacto apocalíptico (o casi) como la de “por fin toda la verdad” sobre determinado caso expuesta por periódicos que dicen “lo que otros callan”.

SIGNIFICADOS OCULTOS

A ratos el propio vocabulario esconde secretos. Para eso están (díganlo si no) los tumbaburros especializados en revelar matices de la palabra que el diccionario común ignora o pasa de largo.

En alguno de esos textos encontré un parentesco etimológico extravagante, pero (según creo) revelador, entre las palabras secreto y excremento.

Su elemento en común es la raíz “krei” (cortar, separar, distinguir) en referencia a todo aquello que se aparta para no ser visto, que no llame la atención, no se pueda distinguir.

Curiosa coincidencia, pues cuando el reportero (o el policía) descubren los pormenores ocultos (secretos) de un caso, se habla (mire usted) de que “han destapado una cloaca”.

Entramos entonces en el terreno de lo sórdido. De aquí el sinnúmero de derivaciones de orden coprológico que se emplean cuando las corruptelas afloran con su cauda de hedores y miserias, como brota la inmundicia de una alcantarilla.

El secreto posee asimismo dinámica propia, hasta que deja de serlo. Es decir, deja de importar, pierde atractivo, validez, interés público o es pulverizado por el implacable dios del tiempo.

Y bueno, mire usted, si algo molesta a un reportero es toparse con el muro infranqueable de un “expediente reservado”, en cualquiera de sus categorías cercanas.

Esto es, que en alguna ventanilla oficial le digan que por motivos de seguridad nacional (o un ardid semejante) tal o cual asunto no podrá ser consultado (1) por tiempo indefinido, o bien (2) hasta una fecha muy posterior, fijada en años (5, 10, 20, 35, acaso más).

Confidencial, reservado, secreto o ultrasecreto (confidential, restricted, secret, top-secret), en cualquiera de sus niveles agravia al preguntón, académico o reporteril.

Sobre todo por aquella canija desconfianza que cualquier promesa a futuro supone. El escepticismo por esa claridad pospuesta a 10 o más años.

DESMONTANDO MITOS

Al respecto, ¿qué nos garantiza que al término del plazo fijado, la información reservada nos estará esperando intacta, completa, sin mancillar?

¿Quién nos asegura que estará lista para que el escribano o el investigador universitario alimenten sus acervos y logren con ello aclarar los misterios antes irresolutos de nuestra realidad contemporánea?

En este sentido, pecan de ingenuos quienes esperan grandes revelaciones con la desclasificación de los archivos relacionados a los casos COLOSIO y RUIZ MASSIEU o los asesinatos de los hermanos JOHN y ROBERT KENNEDY (entre tantos ejemplos, añada usted sus equivalentes regionales, locales o más recientes).

De hecho, si alguien quiere que cierta información jamás sea divulgada, si tiene en planes desaparecerla en forma definitiva, el mejor camino es diferir su publicación.

Y para ello, la ruta más eficaz y socorrida es marcar dichos expedientes con el sello de clasificados. Los reservan para purgarlos de datos incómodos o, incluso, deshacerse de ellos.

Por principio, porque el deseo de saber nunca será el mismo hoy que dentro de 25 años. Disminuye, en efecto, el número de curiosos, también amengua la fuerza de su apremio.

Y, para colmo, en caso de pérdida o extravío, se torna por demás nebuloso el deslinde de culpas. Resulta que el funcionario ya no está, el archivista se murió o es un viejo jubilado que al ser consultado solo se encoge de hombros.

La impunidad de esa manera está garantizada. Ni a quien reclamarle si, al cabo de una prórroga, la información resultó insignificante, dispersa, magullada y solo aparecen reportes aburridos que nada nuevo ni distinto aportan al caso.

Cuando los reportes repiten lo mismo que ya se conocía y por tanto resulta a todas luces injustificable su pomposo carácter de clasificados.

De ahí la razón por la cual los defensores del derecho a la información y la transparencia deben oponerse a tales reservorios, salvo en los casos que la ley marca como pertenecientes a una investigación ministerial o un proceso judicial en curso.

UN EJEMPLO, DE TANTOS

Anda perdido ahorita un caso, el de la investigación ordenada por el gobierno de FELIPE CALDERÓN contra VICENTE FOX y MARTHA SAHAGÚN por irregularidades fiscales multimillonarias, detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en sus respectivos elefantes blancos, “Centro FOX” y “Vamos México”.

La chamba estuvo a cargo de quien entonces fuera Secretario de la Función Pública GERMÁN MARTÍNEZ CÁZARES y, según el reportero RAÚL OLMOS, habría alcanzado el tamaño de 3 mil 668 fojas.

Comenta OLMOS en su libro “FOX, negocios a la sombra del poder” (Grijalbo, 2017) que cuando quiso consultar dichos expedientes le fueron negados, ya que la investigación continuaba, no se había cerrado y por ello la reservarían 5 años más.

Y bueno, de fecha más reciente, ahora resulta que está extraviada una parte del caso general contra FOX y su pandilla, la referente a los indicios de corrupción durante el ejercicio de su gobierno.

En junio pasado, la revista CONTRALÍNEA informó de haber solicitado información al respecto y la respuesta es que ya no existe ni en su versión física (papel) ni electrónica, ni en la Secretaría de la Función Pública (SFP) ni en la Unidad de Auditoría Gubernamental (UAG), ni en la Unidad de Control y Auditoría a Obra Pública, ni en la Dirección General de Auditorías Externas, ni en el Órgano Interno de Control en la Presidencia de la República.

Archivos fantasmas, volátiles, cuya desaparición es atribuible al gobierno de ENRIQUE PEÑA NIETO. Aunque ello de cualquier manera le viene bien a un gobierno como el de LÓPEZ OBRADOR que aterrizó bajo la consigna del “borrón y cuenta nueva”.

Dicen que quien no aprende de sus errores está condenado a repetirlos. La impunidad, en este sentido, es un acicate poderoso, una motivación clara a la reincidencia. Quien perdona se hace cómplice de ello.

BUZÓN: lopezarriaga21@gmail.com

WEB: http://lopezarriaga.blogspot.com

Facebooktwittergoogle_plusredditmailFacebooktwittergoogle_plusredditmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *