Niños tenek y nahuas de Tamuín, SLP, visitan a la “Venus de Tamtoc” en el Museo Nacional de Antropología

*** El recorrido fue organizado por el municipio de Tamuín para los niños y jóvenes de primaria, secundaria y preparatoria con mejor promedio

 

*** En el museo fueron recibidos por personal del Área de Talleres Educativos y la arqueóloga Estela Martínez Mora, titular de las investigaciones en Tamtoc

 

 

A pesar del intenso calor que en verano rebasa los 40 grados, en el sitio arqueológico de Tamtoc, en la Huasteca potosina, el agua está por donde quiera: en el área norte del sitio, conocida como La Noria brota el manantial donde se localizó el Monumento 32, también llamado La Sacerdotisa, una gigantesca piedra grabada. Ahora sus siete metros de largo por cuatro de alto despierta gran expectación desde la entrada a la Sala A1 del Museo Nacional de Antropología, en la Ciudad de México.

 

Aunque se trata de una réplica fiel del monolito original, que no fue posible traer a la capital del país desde la población de Tamuín, ubicada al oriente de San Luis Potosí, debido a sus 30 toneladas de peso, no se quiso dejar fuera de la exhibición Golfo: mosaico ancestral que desde el 30 de enero se exhibe en el recinto de Chapultepec, junto con la escultura de La Mujer Escarificada, esta sí original, elaborada en el año 200 d.C., en piedra arenisca, y un icono cultural para los tamuinenses.

 

Luego de un viaje de 10 horas por carretera desde el pueblo de Tamuín, la tarde de este primer sábado de marzo arribó al Museo Nacional de Antropología (MNA) el camión que trasladó a la comitiva de 49 niños y jóvenes, en su mayoría tenek y nahuas, que con sus mejores promedios escolares ganaron un lugar para visitar los tesoros culturales de su pueblo en el templo de la arqueología mexicana.

 

Esta es la primera vez que la mayoría de ellos visita la Ciudad de México, y muy difícilmente lo harían de no ser por esta circunstancia: por primera ocasión se exhiben en el MNA las piezas estelares del sitio arqueológico de Tamtoc, y para que las nuevas generaciones dimensionen la importancia de su patrimonio es que el municipio organizó la visita, con la idea de que al regresar pasen la voz a todos los pobladores.

 

Los niños y jóvenes llegaron acompañados de sus profesores y algunos de ellos de la mano de sus padres. En Tamuín, el 51 por ciento de la población son indígenas nahuas, tenek y, en menor proporción, pimas, quienes habitan en 14 comunidades indígenas, dedicados al cultivo del maíz sorgo y soya y a la ganadería, comentó la presidenta municipal de Tamuín, Grecia Sánchez González.

 

El periplo para llegar al MNA comenzó a la una de la mañana del sábado 2 de marzo, cuando el autobús retando por el gobierno municipal tomó rumbo a la ciudad de San Luis Potosí para continuar hacia Querétaro y después la Ciudad de México; al museo arribaron al filo de la 1:30 de la tarde luego de sortear una manifestación sobre avenida Reforma. Sólo traían consigo sus lonches y muchas ganas de conocer el museo, donde una vez que entraron no paraban las selfie con Tláloc.

 

Ya dentro de la Sala A1 de exposiciones temporales y frente a La Sacerdotisa, científicamente denominado Monumento 32, Estela Martínez Mora, directora del Proyecto Arqueológico Origen y Desarrollo del Paisaje Urbano de Tamtoc, les explicó a los visitantes la iconografía plasmada en esta gran roca cuyo original se encuentra allá en su tierra: Tamuín, en el sitio de Tamtoc.

 

“El Monumento 32 muestra a tres personajes femeninos, dos de éstos decapitados y colocados lateralmente hacia el este y el oeste, respectivamente. De su cuello fluye lo que podría representar chorros de sangre o líquido precioso. Parte de este fluido se integra a la mujer central.

 

“El conjunto de elementos hace referencia al ciclo de la vida que se genera a partir de ese líquido vital o agua, que nutre y penetra en la tierra, para dar paso a la vida en las plantas, flores, alimentos, animales, etc. En esta representación se puede observar cómo los dos chorros están en manos del personaje y cuyo vital líquido llega hasta su ombligo. Este personaje principal muestra su cabeza descarnada. Los tres individuos están en la parte superior, enmarcados por una secuencia de símbolos geométricos que simbolizan el movimiento del agua.

 

“El hallazgo de esta simbología y de otras localizadas en distintas áreas de la zona arqueológica, de alguna manera reposicionan a la Huasteca como uno de los sitios importantes en el florecimiento y desarrollo de Mesoamérica, ubicando a esta cultura como una de las antiguas civilizaciones que participaron o colaboraron con los avances tecnológicos y culturales de aquellos tiempos”. Enseguida, la arqueóloga les explicó que los ornamentos en la piel de la escultura denominada La Mujer Escarificada corresponden con el número 52 calendárico y que se encontró dentro del manantial debajo de La Sacerdotisa.

 

“Ustedes son descendientes de aquellas personas y hablan su misma lengua, por eso deben sentirse orgullosos. Nunca deben avergonzarse de hablar tenek, sigan aprendiendo y practicando su lengua. Gracias por esta cultura que nos dieron sus antepasados”, les dijo finalmente la arqueóloga, mientras los más pequeños la observaban con asombro.

 

Tamtoc está asentado en las orillas del río, para llegar se debe transitar un camino de terracería rodeado de verdes campos de pastoreo que pertenecen a siete rancherías. El Monumento 32 se encuentra a la orilla de un pequeño manantial de donde aún nace agua; al frente de la escultura, la vista alcanza la Laguna de los patos, construida de manera artificial por los antiguos pobladores de Tamtok como parte del diseño del asentamiento, según han concluido las pesquisas de los arqueólogos Estela Martínez Mora y Guillermo Córdoba Tello.

 

Al salir de la exposición Golfo: mosaico ancestral, el grupo fue conducido por personal de servicios educativos del museo a la Sala Mexica y al pie de la Piedra del Sol, donde se fueron sentando cada uno de los niños, que con cara de asombro escucharon la explicación sobre el monolito; para la mayoría de pequeños, la pieza más impactante. Antes de volver a subir a su camión que los llevaría de regreso a Tamuín, pasaron al área de talleres educativos y realizaron una manualidad con palitos de madera y estambre de colores.

Facebooktwittergoogle_plusredditmailFacebooktwittergoogle_plusredditmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *