Entrega INAH reproducción del brasero ceremonial de Tláloc al Museo Regional Comunitario Cuitláhuac

*** La réplica con la efigie mexica se une a las reproducciones de los recipientes rituales de Xilonen, Chicomecóatl y Tonacatecuhtli, alojados en el recinto

 

*** El brasero fue elaborado en los Talleres de Reproducciones del INAH, es fiel en tamaño, forma y calidad que el original

 

 

A 23 años del hallazgo de cinco braseros ceremoniales prehispánicos en terrenos ejidales de la alcaldía Tláhuac, Ciudad de México, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) entregó al Museo Regional Comunitario Cuitláhuac la réplica del cuarto de ellos, el cual alude a la efigie de Tláloc, dios de la lluvia, y que se une a las reproducciones de los recipientes rituales de Xilonen (Cinteocíhuatl), Chicomecóatl y Tonacatecuhtli, alojados también en ese recinto.

 

Durante la ceremonia de entrega, Adriana Konzevik, coordinadora nacional de Difusión del INAH, señaló que “representa de gran alegría hacer honor al compromiso del INAH con la Alianza de Barrios Tizic, Tecpancalco, Atenchicalca y Teopancalco AC., de entregar las réplicas de los braseros originales para disfrute de todos los pobladores de San Pedro Tláhuac.

 

“Agradezco la paciencia y la alegría con la que reciben el bracero. Espero que Tláloc nos traiga el agua necesaria para nuestras cosechas y el sustento a nuestras mesas. Estoy convencida que si no conocemos lo que fuimos, difícilmente podemos pensar hacia dónde vamos, deseo que juntos —estos braseros— nos recuerden quiénes somos y hacia dónde queremos ir”.

 

En el evento estuvieron la profesora Graciela Ortega, directora del Museo Regional Comunitario Cuitláhuac, quien recibió la pieza; Jesús Galindo, presidente de la Alianza de los Barrios; Ana Belén Jiménez, directora de Desarrollo Social de la Alcaldía de Tláhuac, en representación del alcalde Raymundo Martínez; Luis Alberto Romero, subdirector de Talleres de Reproducciones del INAH; Mónica Martí, directora técnica de la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones del INAH; y los ceramistas que realizaron la reproducción.

 

Para el recibimiento de la pieza, los habitantes de la demarcación organizaron una ceremonia ritual en la que grupos concheros acompañaron con humo de copal, sonidos de panhuehuetl (tambor prehispánico) y caracoles; se hizo un recorrido, primeramente, hasta un altar adornado con flores, y posteriormente a la vitrina donde quedará de manera permanente.

 

Como parte del acto oficial, autoridades del INAH, del museo, de la Alcaldía de Tláhuac, así como de la Alianza de los Barrios, firmaron el acta de entrega con el que se da fe de la recepción y custodia de esta pieza a cargo del Museo Regional Comunitario Cuitláhuac.

 

Los braseros originales fueron hallados el 3 de agosto de 1995 por Jesús Galindo, quien cultivaba sus tierras en San Pedro Tláhuac. Se trata de cinco recipientes rituales elaborados en barro, todos de grandes dimensiones —entre 106 y 120 centímetros— cuya riqueza ornamental se aprecia gracias a su buen estado de conservación.

 

Los objetos representan a cinco deidades distintas que guardan relación entre sí: Chicomecóatl, madre de nuestro sustento; Xilonen (Cinteocíhuatl), señora del maíz tierno; Tonacatecuhtli, señor de nuestro sustento; Chalchiuhtlicue, deidad de los lagos y corrientes de agua (única pieza incompleta), y Tláloc, deidad del agua, mismas que revelan la importancia que los mexicas concedían a las actividades agrícolas.

 

El hallazgo, considerado histórico en la arqueología mexicana, fue notificado al INAH, y designó al arqueólogo Pedro Ortega, de la Dirección de Salvamento Arqueológico, para efectuar el levantamiento de las piezas pertenecientes a la cultura mexica, que datan del periodo Posclásico Tardío (1500 -1520 d.C.). Posteriormente, fueron sometidas a un proceso de restauración, y finalmente, en 2001, se trasladaron al Museo Nacional de Antropología (MNA) para su resguardo y exhibición permanente en la Sala Mexica.

 

En 2008, el INAH y la Alianza de los Barrios Tizic, Tecpancalco, Atenchicalca y Teopancalco AC., acordaron —a favor de esta asociación reconocida como órgano auxiliar del instituto— la entrega de la reproducción fiel en tamaño, forma y calidad de los braseros ceremoniales procedentes de San Pedro Tláhuac, para su resguardo, protección y exhibición permanente en el Museo Regional Comunitario Cuitláhuac.

 

La cuarta pieza que representa a Tláloc ostenta una efigie ataviada con pechera, maxtlatl (taparrabo) y sandalias. Porta una máscara con atributos propios de la deidad: anteojeras, bigoteras y largos colmillos, tocado de banda decorado con moños laterales; luce un collar de chiles y cuatro objetos redondos (quizá calabazas o flores).

 

Asimismo, en la mano derecha sostiene un bastón en forma de rayo, como símbolo de las tormentas que enviaba a la tierra, y en la izquierda una mazorca.

 

Para la producción en cerámica de esta pieza se conformó un equipo multidisciplinario en el que participaron la arqueóloga Bertina Olmedo Vera, curadora de las Colecciones Mexicas del Museo Nacional de Antropología, y los ceramistas Armando Galván, Emilio López, José Ricardo Leiva y Miguel Leiva, de los Talleres de Reproducciones del INAH, quienes trabajaron durante nueve meses en las instalaciones del MNA.

 

La réplica del brasero Tláloc se ha reunido con las otras tres deidades: Xilonen (Cinteocíhuatl), Chicomecóatl y Tonacatecuhtli, y podrá ser admirado en el Museo Comunitario de Cuitláhuac (calzada Tláhuac-Chalco 63, barrio de La Magdalena, alcaldía Tláhuac). Horario: martes a viernes, previa cita, sábados y domingos de 10:00 a 17:00 horas. Entrada libre.

Facebooktwittergoogle_plusredditmailFacebooktwittergoogle_plusredditmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *