Roxana, Ulíbarri y García Vivian…

El alcalde panista de Río Bravo, Tamaulipas, Carlos Ulibarri está perdiendo el piso. Cree, que el triunfo que lo llevó a la Presidencia municipal, lo construyó él solito. Sin saber qué hacer con la autoridad municipal, está dirigiendo sus baterías a demoler al auténtico panista riobravense.
(Esto se explica porque él, nunca militó en el PAN y le importa menos que un maní el futuro de los azules en el municipio).
Movido por sus asesores –que poseen todavía más inexperiencia que él-, intenta remover de la COMAPA a Raúl García Vivian y de la Oficina Fiscal a Roxana Gómez.
La maniobra de Ulíbarri, tiene como su eje principal de acción posicionarse de dos lugares recaudatorios para ubicar a familiares suyos. La intención secundaria del alcalde, es la de socavar las posibles candidaturas a la diputación local azul a Roxana y a García Vivian.
Se comenta que desde ahora, impulsa –contra las decisiones del PAN estatal- a Juan González uno de los cuadros azules más frágiles en la ciudad.
¿Qué está generando Ulíbarri con esas conductas un tanto ingenuas y completamente gandallas?..
Primero: está confrontando la política del panismo estatal, que busca instalar a sus representantes más poderosos, toda vez que el 2019 no sólo se juega el Congreso local, sino el control de la mayoría en ese espacio parlamentario.
Segundo: desmantela una red política que ha sido delineada desde la cabeza de la administración estatal.
Tercero: fractura la unidad del panismo riobravense, que generosamente se abrió para dejarle la candidatura a la alcaldía.
Cuarto: pone en riesgo la diputación local del distrito con cabecera en Río Bravo.
Quinto: debilita su relación con su padrino el Secretario General de Gobierno, César Verástegui –fue quien lo instaló en la candidatura panista- quien se replegará si insiste en confrontar al panismo local y estatal.
(Esto último es lo más intenso: tanto Roxana Gómez como Raúl García Vivian, parecen coincidir en el proyecto de largo aliento del senador Ismael García Cabeza de Vaca).
Cierto: a Ulíbarri le falta tiempo para madurar y actuar con propiedad en la compleja Liga Estatal.
¿Madurará a tiempo?..
Resta muy poco tiempo, para saberlo.
Por lo pronto, se ve un cuadro muy ralo el que lo cuerpea desde el Ayuntamiento y desde el cuerpo edilicio.
El colmillo, está de parte de Roxana y de Raúl.
Los resultados del 2018, será la mejor evaluación de esos personajes riobravenses.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo
La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas
La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, interior
Facebooktwittergoogle_plusredditmailFacebooktwittergoogle_plusredditmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *