La persistente podredumbre…

Los residuos de la vieja estructura priista, en Tamaulipas busca sobrevivir dando un gracioso giro de trapecio para caer en las victoriosas redes del Movimiento Nacional de Regeneración Nacional (MORENA). Muchos de esos –hoy angustiados- cuadros, fueron beneficiarios directos de los ex gobernadores Manuel Cavazos Lerma, Tomás Yarrington, Eugenio Hernández Flores y Egidio Torre Cantú.
(No hablamos, de militantes del PRI, que arriesgando sus capitales optaron por el lopezobradorismo cuando éste era sólo un proyecto con potencial, pero en términos reales un plan que nadie esperaba crecería exponencialmente en los últimos dos meses de campaña. Algunos de ellos, asumieron el riesgo de representar candidaturas).
El tema es respecto a un grupo de militantes tricolores que hundido el barco tricolor, amagan con subirse a MORENA.
En efecto.
Los Morenistas de última hora, tienen nombres y apellidos.
En Reynosa, Oscar Luebbert y seguidores, buscan afanosamente subirse al triunfador tren de MORENA de la mano del Senador Ricardo Monreal Ávila. Este reynosense ilustre, sirvió con disciplina de ignominia a Cavazos Lerma, Yarrington y Eugenio Hernández. Dos veces alcalde de esa ciudad, amasó una descomunal fortuna que ha limpiado mediante inversiones en la frontera tamaulipeca y el sur de Texas.
Cancelado su futuro en el PRI, del cual se sirvió por décadas hoy pretende agenciarse la ubre de MORENA.
Otro engendro heredado por las docenas trágicas -MCL, Tomás, Geño y Egidio-, es la aún alcaldesa de Tampico, Magdalena Peraza Guerra. La concupiscente dama, ha echado maromas para salir del PRI y llegar al PAN; y luego, regresar al PRI y abandonar el PAN.
La profesora Magda, prepara sus triques para irse a MORENA.
Con un PRI en bancarrota –política y económica- y un PAN tamaulipeco que la abomina, ahora piensa en usar como tabla de salvación el reducto partidista de López Obrador.
Para regresar a los encordados –con su popular estilacho de gladiadora ruda-, la enamorada fémina, pretende ser candidata a diputada local en la elección del 2019.
Obvio: por el distrito que le corresponde en Tampico.
El espécimen que se lleva la nota, es nada más y nada menos que el melifluo de Andrés Zorrilla. Aunque usted no lo crea. El delicadito alcalde maderense, presume de su cercanía con la diputada Tatiana Cloutier –dice haberla conocido en su faceta de empresario-, uno de los brazos derechos de AMLO en el país.
Eso es lo de menos.
¡Asegura que va a ser candidato a diputado por MORENA en Madero!
Otro que quiere retornar sobre la ola triunfadora es el ex alcalde de Nuevo Laredo, Carlos Cantú Rosas. Este político, optó por dejar a MORENA a la deriva. Había convenido ser candidato a la alcaldía, o a la Senaduría.
Y emprendió las de Villadiego.
Salió como coyote en trampa hacia Estados Unidos, distanciándose de presuntos amagos de la administración estatal. MORENA quedó colgado de la brocha, y sacó de la manga la candidatura de Ramón Garza Barrios, quien salió sin potencia y con premura.
El resultado: un PAN triunfante que achicó las posibilidades de todos los actores de MORENA –incluyendo a Cantú Rosas y a Garza Barrios-.
Desea ser candidato a diputado el 2019.
¿Podrán esos cuadros de reciente manufactura desplazar a los militantes fundacionales de MORENA?..
Complicado predecir.
Lo cierto, es que esos segmentos de fermentada clase política podrían incorporar riesgosos índices de putrefacción a un partido que aspira a ganar la mayoría del Congreso tamaulipeco con una ética política de nuevo cuño…

Comentarios con tu cuenta de facebook

Deja un comentario