LA MORAL EN LA POLITICA.

Hace días el Doctor Francisco Aceves, en su muro del Facebook, recordaba (recomendaba) a sus amigos que, para entender lo que actualmente está sucediendo en la política es preciso volver a leer a Nicolás Maquiavelo (El Príncipe) y en la polémica hubo quien propuso que también a Maurice Joly (El dialogo en el Infierno de Maquiavelo y Montesquieu). Creo, en verdad, que no le falta razón. La praxis política en México no tiene moral.

 

No es preciso definir que es moral. Creo que todos sabemos distinguir el bien del mal, y entendemos, que esa moral en la práctica no es solo una, sino que varía en función a una serie de factores, como la posición social y económico de la persona, los estudios, la religión, la militancia política, entre otras cosas. Pero, recordemos: a Maquiavelo se le atribuye que la política no tiene moral, porque importan solo los medios para alcanzar el poder.

 

DERECHO A PEDIR LICENCIA.

Mucho, pero mucho, se ha comentado el inicio de la 4ª. Transformación que nos ofreció AMLO y MORENA a partir de que llegaran al poder: el primer acto en el Senado con la petición de Manuel Velasco de licencia, para regresar a gobernar a su estado, fue manoseado y mostro, tal cual es, la praxis de la política en México: una negociación en donde, lo que importa, es el poder y no la moral, o las formas del deber ser. Primero no, luego si.

 

Efectivamente, como bien apunto Ricardo Monreal el senador Velasco tenía derecho a pedir licencia. Y el Senado, por antecedentes, tenía también opción a no aceptar tal petición. Tan simple como recordar lo que sucedió con Lazara Nelly González Aguilar: quiso regresar a ser diputada federal, es decir, dejar la alcaldía y recuperar su curul: y no, no se lo permitieron. Igual, creo, debió suceder con Manuel Velasco… en fin, son decisiones, son acuerdos… y eso es la política: negociación, acuerdos y consensos.

 

¿A QUIEN REPRESENTAN LOS LEGISLADORES?

Por muchos años los partidos políticos gozaron del monopolio de las candidaturas. Y los partidos políticos son entidades de interés público que representan a una porción de la sociedad que se identifica con su ideología o con su programa de acción. Así, luego entonces, sea un legislador de mayoría o de representación proporcional, ¿es correcto que alguien, por ejemplo, se declare independiente o de plano se cambie de partido? El deber, obvio, indica que no.

 

¿Qué fue lo que sucedió, a trasmano de la licencia para Velasco?: al momento de la negación se conoce que 5 diputados del Verde se van a Morena; con eso, conceden a a su nuevo partido la prerrogativa de detentar por tres años la Junta de Coordinación Política en la Cámara de Diputados. Igual sucedió aquí en Tamaulipas: así fue como Ramiro Ramos obtuvo la mayoría que requería, exactamente para lo mismo: para tener el control del poder legislativo en la entidad.

 

NO TRAICIONAR AL PUEBLO.

Después de la elección, cuando ya se sabía cómo quien dice, quienes ganaron diputaciones y senadurías, AMLO se reunió con los legisladores electos de su partido. Y en esa reunión les leyó la cartilla, les dijo entre otras cosas que no deben mentir, robar ni traicionar al pueblo. En este caso, creo que aún no se puede saber si han mentido, si han robado, pero de que es cierto, si es cierto, de que han traicionado al pueblo… quizá no MORENA, pero si los diputados del Verde, que sin más, por una negociación, ahora son parte de MORENA y ese cambio tuvo un impacto determinante en el ejercicio del poder.

 

Ante los hechos, sin embargo, estamos como en el problema del huevo y la gallina, del chofer el agente de tránsito: ¿Qué fue primero? Es decir, los de MORENA solicitaron el cambio de diputados o fueron los Verdes quienes se ofrecieron. Lo que haya sido, el hecho real, es incuestionable: en ambos lados el deber ser no admite una conducta de esa naturaleza, con todo y que, de siempre, así ha sucedido al menos a lo largo y ancho de México: tan simple como, antes y en el proceso electoral diputados legisladores del PRD dieron el brinco a MORENA… y ahora son triunfadores.

 

PROTAGONISTAS.

CECILIA DEL ALTO. Es la titular de la Secretaria de Obras Públicas del Gobierno Estatal y, por ello, está en la coyuntura de un escenario en donde las críticas, los reclamos, siempre están a la orden del día: sobre obras incumplidas, sobre obras mal hechas o retrasadas, y el caso es que a la población lo que le interesa, de siempre, es que se concluyan las obras publicas. Por eso, ya informa, sin difundir, la integración de una lista negra de constructoras que han fallado. Eso, obvio, es cumplir su chamba y velar por los intereses del pueblo, de las finanzas públicas estatales.

 

Comentarios:

meliton@prodigy.net.mx

http://melitonguevara.blogspot.mx/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios con tu cuenta de facebook

Deja un comentario