POSITIVOS Y NEGATIVOS DEL PODER.

A un gobernante siempre le vamos a encontrar elementos positivos como negativos. Por dar un ejemplo, un positivo de EPN fue la creación del Pacto por México para lograr reformas constitucionales que, vaya pues, ni Fox ni Calderón fueron capaces de armar; y un negativo, tremendo negativo, es la creciente corrupción que solapo y no fue capaz de impedir con todo y sus mensajes en ese sentido.

 

El candidato convertido en gobernante tiene, en principio, como positivos sus ofertas políticas de campaña, que son el baluarte para obtener su  triunfo; y donde inician, a veces, notarse los negativos son con el nombramiento de sus colaboradores y las primeras decisiones y acciones. Y, de siempre, las primeras elecciones son consideradas como un referéndum, ahí es donde a veces aparece el voto de castigo.

 

LOS COLABORADORES.

El principal consejo de Nicolás Maquiavelo a los Príncipes, hoy gobernantes, es el que tiene relación con sus colaboradores. Afirma que tiene que elegir a los mejores, puesto que de ellos va a depender la buena marcha de sus decisiones en el ejercicio del poder. Efectivamente, quizá ese fue uno de los principales errores de Enrique Peña Nieto, que tuvo su talón de Aquiles en los gobernadores priistas en los distintos estados: hoy unos están procesados, otros huyendo.

 

Así, en esta coyuntura, se puede decir que Andrés Manuel López Obrador va en buena dirección: hasta el momento, quienes ha indicado serán nombrados en Secretarias o en Organismos Descentralizados, no han sido cuestionados o satanizados por su imagen o antecedentes, digamos, de corrupción, ineficiencia o irresponsabilidad. Así que, en este sentido, se puede afirmar que los puntos en esta circunstancias son altamente positivos… ya, después, será cuestión de cuidarles las manos.

 

RECORTES PRESUPUESTALES.

Gobierno tras gobierno, uno de los puntos que siempre se presumen, son los incrementos presupuestales. Claro, incrementos en las áreas de bienestar social, pero sin duda, también se han dado en las áreas que son meramente administrativas. Por eso, se ve con buenos ojos, como un positivo, que AMLO determine en principio que su sueldo va a disminuir casi el 50%. Siempre, de siempre, se ha reprobado los altos sueldos de los servidores públicos y, en este caso, da el ejemplo.

 

Lo significativo, relevante, es que ese proceso de reducir el gasto público en cuestiones de gasto corriente, va a alcanzar al Poder Legislativo: ya quienes serán los líderes parlamentarios hicieron notar que buscan una reducción de 4 mil millones de pesos al Congreso, casi igual para cada una de las Cámaras; reducción que va a impactar en las dietas, en los beneficios y prebendas, en los gastos personales, viáticos… los servidores públicos serán austeros y, deberán, acostumbrarse a vivir con la medianía de su sueldo, como si fueran juaristas.

 

MAYOR POSITIVO DEL PODER.

El mayor positivo del ejercicio del poder es su legitimidad: es decir, que el pueblo este conforme con las acciones, las decisiones del poder. Y esos positivos tienen que ver con el bienestar social de la población, con la seguridad tanto patrimonial como personal. Y es ahí donde aún no se pueden medir los positivos o negativos del virtual Presidente electo. Para eso, obvio, se necesita ver al gobierno en acción. Y el principal punto para tener un buen inicio, será el proyecto de presupuesto para el 2019.

 

Así, por ejemplo, una de las mayores expectativas es el tema de la seguridad pública: ¿será capaz, AMLO, de revertir poco a poco ese clima de inseguridad que domina, persiste, a lo largo y ancho de la república mexicana; punto básico, sin la menor duda, es que se vayan dando, poco a poco, dando evidencias de que la impunidad y la corrupción son, efectivamente, combatidas: que se aplica la ley a unos y otros, sin cortapisas. Hay legitimidad en las urnas, es necesario que en los primeros meses se de en las acciones gubernamentales.

 

PROTAGONISTAS.

Miguel Ángel Osorio Chong es, desde ahora, un político a quien la suerte le ha sonreído: su partido no le permitió ser candidato presidencial y, de haber sido, hoy sería un candidato derrotado. Fue, sin embargo, incluido como candidato a senador plurinominal y ya fue elegido como el próximo coordinador de los priistas. Ya le recordaron que su bancada es pequeña, que no tendrán peso en las decisiones senatoriales, pero él, sonriendo hace notar que, en todo momento, se dan coaliciones y a partir de ahí es como pueden hacer camino. ¿Tendrá esa capacidad y habilidad?

 

Comentarios con tu cuenta de facebook

Deja un comentario