ESTRATEGIA PARA GANAR VOTOS.

Todos los días leemos en los medios, y más en las redes sociales, como los distintos candidatos hacen –dicen y tratan de documentar-, su mejor esfuerzo para darse baños des pueblo. Se les ve caminando por una calle empedrada (sin pavimentar), platicando con una señora, acariciando a un niño… y siempre sonriendo, tratando de presentar la mejor cara, dar la mejor impresión. Todo, para conseguir más votos que sus adversarios y ganar.

 

Y de pronto, Eduardo Trujillo, el vocal ejecutivo del INE en la entidad, se siente en confianza o con el deber de informarles, que Tamaulipas es una entidad donde el triunfador, elección tras elección, ha sido el abstencionismo y ofrece un dato: en la última elección federal, en la que se eligió a diputados federales, solo voto el 36% de los tamaulipecos. En pocas palabras, vale preguntarse: ¿Cuántos van a votar el 1 de julio próximo?

 

LAS ELECCIONES SE GANAN CON VOTOS.

Hace días, en conferencia de prensa, le preguntaron a Nayma Karina Barquierena, candidata independiente: ¿Qué opina de las encuestas?, se han difundido varias y Usted, le dijeron, no aparece en ninguna? Su respuesta fue categórica: no creo en las encuestas, la única que cuenta, es la final, el día de la elección. Palabras más, palabras menos, y enseguida enumero lo que hace en un día de campaña.

 

Y si, efectivamente, es lo que hace, o están haciendo buena parte de los candidatos. Buscando a la gente: la cuestión, simple, eso es suficiente. La respuesta es que no: se necesita un conjunto de acciones de tal manera que un nombre, un logo, impacte a los electores; que haya un mensaje, de esos pegajosos, que no solamente llame la atención, sino que también se quede en la mente de todos… y que hasta los niños lo recuerden, lo pregonen… así como el video del MC del niño bailarín.

 

ALCALDIAS Y ELECCION PRESIDENCIAL.

En detrimento a las palabras de Eduardo Trujillo, hay que hacer una aclaración: la elección anterior fue intermedia, hoy hay dos factores fundamentales: la elección presidencial y la elección de los alcaldes. La primera, hoy en día, ha impactado con la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, que ha movido conciencias y puede provocar que haya más votación, por ejemplo de los indecisos o de los que nunca han votado. En pocas palabras; el 1 de julio en Tamaulipas puede votar más del 36% de los dos millones 600 mil electores.

 

Las candidaturas a las alcaldías pueden meter más ruido. Tal y como se observa, por ejemplo, en Reynosa o en Madero y en Tampico, porque los actores del escenario político presentan características especiales: en Tampico la reelección de Magdalena Peraza y la ambición de Jesús Nader por ser el nuevo alcalde; en Reynosa, la terquedad y el trabajo de Maki Ortiz. Y, claro, ni se diga en el caso de Victoria, en donde un hombre de a caballo quiere gobernar la capital, arrebatársela a Oscar Almaraz.

 

LA ESTRATEGIA DE MONREAL.

No basta, decimos líneas arriba, el baño de pueblo. Por eso, bien que lo saben, no hay garantíaspara un triunfo electoral de Eduardo Gattas y el resto de los candidatos de MORENA. Por eso, Ricardo Monreal, un ducho en la magia electoral, viene y hace ruido, se hacen la víctima de una “elección de Estado”, cosa que sabemos hacen todos los partidos en el poder. Ruido mediático para lastimar, llamar la atención… en otras circunstancias mediarían las denuncias ante la FEPADE y órganos electorales. Es una estrategia que, en otros tiempos, en otros escenarios, ha funcionado.

 

Y es que, ya se dieron cuenta: el electorado está dispuesto a emitir un voto cruzado. Le dará el voto, en términos mayoritarios, al candidato presidencial AMLO, pero no así, al resto de sus candidatos, sobre todo a los candidatos a alcaldes: ahí, quiérase o no, pesa la cercanía de los candidatos con sus electores, los candidatos son ampliamente conocidos, pero también hay estructuras institucionales (gubernamentales y partidistas) y en ciertos casos hasta familiares que van definiendo el voto para uno u otro candidato, sin menoscabo de los intereses, las presiones, los chantajes.

 

HARTAZGO Y OFERTA POLITICA.

Miguel ÁngelChávez, Consejero Presidente del IETAM, no muestra una cara optimista. No obstante reconocer el clima de inseguridad como el hartazgo de la población hacia los partidos políticos –y el gobierno, se puede agregar-, estima que puede votar el 60 o 70% de los electores tamaulipecos. Por lo que se ve, no conoce la historia electoral de Tamaulipas o, de plano, aun cree en Santa Clos. Y es que, el hartazgo puede hacer aúnmás daño al PRI y, creo, un poco al PAN, en beneficio de MORENO… pero no el suficiente para convertirse en la primera fuerza: si así fuera, no estuviera Ricardo Monreal con sus acusaciones de elección “de estado”.

Facebooktwittergoogle_plusredditmailFacebooktwittergoogle_plusredditmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *