Reynosa: ecuación de pesos y contrapesos…

Reynosa, Tamaulipas, siempre ha tenido un entramado institucional, político, económico y social de alta complejidad. Decenas de actores de ese tejido, coexisten en un territorio tan pequeño y tan permeable –muy probablemente por eso, rozan entre ellos con mucha frecuencia y se mezclan con gran naturalidad-, que su amplia comprensión va más allá de los enfoques tradicionales.
La reproducción de sus élites, ha generado un entramado de autoridad que se imbrica de tal forma, que es complicado visualizar el interés familiar de la sociedad política reynosense. Los hijos de unos, han casado con las hijas de otros –y viceversa- creando un juego de espejos que desorienta al profano y al observador foráneo.
¿Quién va a ganar la alcaldía de Reynosa?..
¿Qué grupo saldrá como factor dominante en la ciudad al apropiarse del Ayuntamiento?..
¿Quién gana si pierde Maky?..
¿Quién pierde si gana Maky?..
¿Quién pierde si gana José Ramón Gómez?..
¿Quién gana si pierde JR?..
Hagamos un juego contra-factual:
1.- Si gana Maky, pierde la administración estatal. La reelección de la doctora, la posicionaría en forma natural como precandidata a la gubernatura inmediata de dos años. Eso achicaría las posibilidades, del proyecto de continuidad que debe estarse articulando desde el panismo tamaulipeco y su dirigente real.
La importancia demográfica del municipio, y de su padrón panista interno, instalaría a Ortiz Domínguez en una posición estratégica regional. (No se ve en toda la frontera, un liderazgo tan destacado como el de la proxeneta reynosense).
El primer damnificado con el éxito re-electivo de la doctora, sería el virtual Senador de la república Ismael García Cabeza de Vaca. Se partiría en dos el liderazgo y las preferencias del panismo de Reynosa, ante la emergencia de dos precandidaturas con bastante consistencia.
En los niveles de especulación que da el análisis contrafactual, podríamos incorporar el viable regreso de las corrientes nacionales panistas que fueron expulsadas -por la tozudez de Ricardo Anaya- al seno del PAN. (Hablamos de la posible derrota de Anaya en su lucha presidencial).
Es decir: en el reacomodo que vendría, Maky podría reestructurar su capital político y definir, para si, desde la alcaldía la disputa de la candidatura por el gobierno de Tamaulipas dentro de tres años.
2.- Si gana JR, se resuelve en buena parte la candidatura del cuasi Senador, Ismael García Cabeza de Vaca a la gubernatura. El triunfo de MORENA en Reynosa, al momento de desmantelar el proyecto de Maky, estaría erigiendo una opción viable y fresca para la gubernatura con el joven empresario.
En otras palabras: el PAN tamaulipeco, necesita a JR en la alcaldía.
Los diferendos familiares, son siempre menores a la exigencia estratégica.
De igual forma, JR pondría presión a la diputa interna en MORENA por la candidatura a la gubernatura. Competiría, con actores emergentes del morenismo en la entidad: Américo Villarreal Guerra y Adrián Oseguera Kernion.
(Más los cuadros emergentes que podrían surgir de los triunfos inesperados de MORENA en algunos distritos y alcaldías).
Paradójicamente: el panismo tamaulipeco y su dirigente moral y único, ganaría perdiendo Reynosa.
La victoria de JR, daría oportunidad al panismo regional, de liquidar a uno de sus afluentes más pervertidos y fétidos de muchas leguas a la redonda. El lumpen-panismo, ya hiede en Reynosa.
Otra paradoja: MORENA, daría la oportunidad a los panistas de re-oxigenarse con nuevos cuadros -el PAN ganaría en la derrota- que le den la potencia y el peso moral de antaño.
(Hay que recordar, a Alejandro Sáenz, a Ángel Sierra, a Leonor Sarre a Pedro Granados, el químico Sergio Salazar, Carmen Bolado, el Chivo Mejía y otros).
¿Quién va a ganar Reynosa?..
Saquemos la romana –así se le dice en el rancho a la báscula-…
…y hagamos una ecuación, de pesos y contrapesos.

Facebooktwittergoogle_plusredditmailFacebooktwittergoogle_plusredditmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *